Tendencias & Innovación

7 maneras de pensar de la gente emocionalmente efectiva – La solución

blog

balanza emoción-razón

Hace dos semanas dejé en aire la pregunta: ¿qué manera de pensar es la correcta? Vimos que podíamos escoger entre siete. Espero que hayas pasado estas semanas ‘musculando’. Sería genial que hubieras analizado diversas situaciones que te hayan pasado.

Si eres seguidor de este blog, quizá pienses que sea la optimista. Pero el peligro de siempre pensar de manera optimista, es llegar a ser naïf o ilusa. Imaginemos que la situación se repite cada día y el grado de admiración va en aumento. En algún momento deberemos ponernos, por ejemplo, agresivos, y mostrarle que ha alcanzado el límite. De la misma manera, tampoco debemos demonizar la forma autoculpable pues quien jamás se inculpa no será capaz de reconocer ningún error. Se trata de encontrar un equilibrio, un punto medio, que depende de factores como la propia situación, su gravedad, el día que tengas, etc. Y es que no hay ninguna manera de pensar que sea la correcta. Lo ideal es disponer de un propio ecualizador que te permita decidir el nivel de intensidad que pondrás a cada manera de pensar en una situación determinada. De ti dependerá que, frente a un hecho u otro, seas capaz de poner el pensamiento optimista a 10 y el ansioso a 2 o el conformista a 9 y el victimista a 3. Lo importante es que sustituyas tus antiguos circuitos mentales por estos 7 surcos de pensamiento totalmente nuevos y decidas cómo ecualizarlos. Lo importante es que tu decidas qué pensar y en consecuencia, tus emociones.

Como lo prometido es deuda,  te ofrezco el desarrollo de un ejercicio que te permitirá adquirir la habilidad de controlar tus emociones. Recuerda que el objetivo final es dominar tu actitud y maximizar la fórmula del valor vista hace unos posts. Todo esto te llevará a disminuir la distancia al éxito, lo que está buscando cualquier mentalidad emprendedora.

Cada noche, antes de acostarte, o en cualquier momento de tranquilidad escoge una situación que hayas vivido durante el día. No es necesario que sea la más significativa ni la más intensa sino, simplemente, una que te haya quedado dando vueltas. Una vez la tengas en la cabeza repasa las 7 diferentes maneras de pensar que hemos visto respecto a la situación. Repite este ejercicio durante suficientes días consecutivos y experimentarás un cambio que marcará un antes y un después. Es muy importante que los días sean consecutivos. Se dice que son necesarios 21 días para fijar un hábito. Quizá tu necesites 33 o lo consigas en 17. Pero recuerda, consecutivos. Siguiendo con la analogía muscular, no sirve de nada realizar durante 5 días ejercicios abdominales, parar 10, y luego seguir otros 7. El resultado neto no son 12 días, sino 7, pues la pausa interrumpe el proceso. Si no puedes empezar hoy, elige el día en que sí puedas, y a partir de allí los días que haga falta hasta que de manera normal, sin sentir que analizas todas las opciones, te darás cuenta que has reaccionado diferente ante una situación en la que antes tu reacción hubiera sido distinta. Habrás logrado entonces controlar tus emociones.

Es tu turno... Elige una situación de tu día y empieza a rellenar tu cuadro de situaciones. Recuerda: las cartas no las decides tú, pero la manera de jugarlas sí.

http://www.youtube.com/watch?v=vsrT9t9gE34   Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog