Tendencias & Innovación

7 maneras de pensar de la gente emocionalmente efectiva

blog

brain

Visto en mi post anterior como ya funcionamos, y visto también lo que no debes hacer, toca hoy explicar una metodología para tener dominar al jefe. Y estoy hablando, como probablemente ya has deducido al cerebro.

Y nos basaremos en una característica muy importante de este órgano: la plasticidad. Aunque no lo es anatómicamente, podemos considerar al cerebro como un músculo ya que se comporta como tal en ciertos casos. Así como al ejercitar los músculos de manera frecuente estos adquieren tono muscular y de desarrollan, el cerebro muestra un comportamiento similar. Funciona mediante conexiones sinápticas de las neuronas, células del sistema nervioso que conectan entre si formando circuitos neuronales. Cuantas más veces usamos un mismo circuito, más marcado queda, de manera que a base de repetir circuitos mentales, creamos surcos neuronales que, finalmente, se convierten en patrones de pensamiento. Es por ello que muchas veces reaccionamos a algunas situaciones de maneras un tanto curiosas. Cuando se acerca a ti una persona que te cae mal es muy probable que cualquier cosa que te diga la interpretes con un sesgo predeterminado. De lo contrario, es probable que la misma frase pronunciada por una persona que te cae simpática, produzca un efecto totalmente diferente. Son los surcos, que como los que vemos en los caminos, conducen a tu pensamientos por ciertos circuitos preestablecidos, que tienen que ver más con el interlocutor que con el mensaje.

Si bien, una vez que estos surcos están definidos es imposible borrarlos, podemos conseguir que caigan en desuso cuando comienzas a utilizar otros. Esta es la razón por la que nos cuesta tanto eliminar ciertos hábitos de nuestra vida, la razón por la que desaprender cuesta tanto. Para que caigan en desuso, debemos crear nuevos circuitos y usarlos frecuentemente. Te propongo que hagas gimnasia con tus neuronas y crees nuevas direcciones de pensamiento musculando tu cerebro. Se trata de que seas como un ninja que posee una gran variedad de armas para elegir cuál de ellas sacar frente al enemigo.

¡Deja de reaccionar siempre de la misma manera frente a determinadas situaciones y empieza a decidir cómo hacerlo! Tienes la posibilidad de decir qué pensar así que, como tus pensamientos generan tus emociones, entonces también posees la capacidad de elegir tus reacciones.

cerebro musculandoRecuerda, entramos en el gimnasio y debemos muscular. Como el jugador de futbol que, sin realizar ejercicios con la pelota, está preparando sus músculos para poder regatear o marcar mejor. Practicarás pues maneras de pensar que en ciertas situaciones considerarás incluso estúpidas. No importa. Estás “musculando”. Estás creando nuevos surcos.

Atendiendo a este argumento te propongo que sólo consideres 7 maneras de pensar de ahora en adelante. Para ilustrar estas maneras de pensamiento te animo a que imagines la siguiente situación: Primera hora de la mañana. Tomas el ascensor de tu casa y te encuentras dentro con el vecino/a que te dice: “que guapo/a estás”.

Apunta en un papel lo primero que te viene a la cabeza, el primer pensamiento, no filtres.

Muy bien. Con toda probabilidad tu respuesta se engloba en una de las siguientes 7 maneras de pensar:

  1. Victimista
  2. Culpable
  3. Ansiosa
  4. Agresiva
  5. Desconfiada
  6. Optimista
  7. Conformista

Ahora te toca leer nuevamente tu respuesta y reconocer a qué forma de pensar corresponde. Vamos a ver a continuación las frases que describirías las diferentes maneras ante la situación expuesta:

  1. Victimista: debo estar fatal, para que me diga esto
  2. Culpable: me he vestido demasiado sexy
  3. Ansiosa: ¿le contesto?¿paro el ascensor?¿bajo un piso antes?¿hago como si no le hubiera oído?
  4. Agresiva: le he preguntado acaso su opinión
  5. Desconfiada: este quiere algo
  6. Optimista: a esto le llamo yo empezar bien el día
  7. Conformista: se lo dirá a cualquiera

¿Te reconoces con alguna de estas respuestas? Lo más probable es que así sea. La pregunta es ahora: ¿qué manera de pensar es la correcta? Lamentablemente, se me acaba el espacio para este post ... así que la respuesta la tendras en el siguiente. De momento, analiza esta situación y otras que te vayan pasando en estas dos semanas. Recuerda: estás musculando. Dentro de dos semanas lo agradecerás. Hasta aquí puedo escribir.

 

Escrito por Lluís Soldevila.

Compartir este blog