Tendencias & Innovación

Visión estratégica: desafío superado

vision estrategica

¿Tienes clara la visión estratégica de tu negocio? ¿Sabrías concretarla? ¿Has probado a ponerla por escrito y compartirla con otros? La declaración de visión estratégica es la base de cualquier plan de negocio y uno de los pilares en que se anclarán la misión y valores de la empresa.

Muchas veces, la visión es lo primero que surge, motivando al emprendedor a seguir adelante con su proyecto, sin embargo, cuando se trata de formalizarla empiezan a aparecer las dudas. En las siguientes líneas descubrirás cómo resolver cualquiera de los desafíos que, de forma más frecuente, surgen cuando se intenta concretar la visión estratégica en un par de líneas.

 

Claves para hacer una declaración de visión estratégica

Al leer la visión estratégica de distintos negocios, muchas veces publicada en sus páginas web, se pueden apreciar errores de consistencia, falta de exactitud o insuficiente concreción. Son sólo algunos de los fallos que terminan menoscabando el potencial de una idea de éxito.

Para evitarlos, a la hora de hacer una declaración de visión estratégica hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Extensión: no se trata de una declaración de principios, sino de una guía. Debería resultar fácil de recordar y ser impactante. Con este objetivo, es importante tratar de reducir la longitud de la declaración y no superar un par de líneas. Un buen ejemplo es la de Deloitte que afirma “aspiramos a ser el estándar de excelencia, la primera opción de los clientes más solicitados y el talento”.
  2. Concreción: las generalidades y las palabras vacías restan valor a la declaración. Hay que apostar por términos específicos, describir resultados y centrarse en lo que hace especial y única a la organización. Es preciso elegir las palabras que permiten hacerse una idea exacta de lo que se ofrece, como hace IKEA, que afirma que busca “crear un mejor día a día para la mayoría”.
  3. Accesibilidad: emplear lenguaje técnico, hacer referencias sólo conocidas por el personal de la organización o del sector o recurrir a las metáforas son opciones a descartar. La visión estratégica debería reflejarse de una forma sencilla, porque cuando queda así expresada cualquier persona puede entender su significado y se multiplica su alcance. Para una empresa de software que diseñe soluciones de negocio, en vez de perderse en el lenguaje de programación, podría establecerse que cada cliente tendrá en sus manos el producto que le permitirá aumentar su rendimiento y reducir costes.
  4. Ética: los valores de la empresa han de quedar reflejados en la declaración de visión estratégica. Si bien no es preciso enumerar los principios que rigen la actuación de la compañía o los motivos que impulsan sus decisiones, sí que conviene que, de la lectura del texto, puedan desprenderse. Si en un restaurante se apuesta por la sostenibilidad, en la visión podría mencionarse que el cliente siempre degustaría los mejores platos elaborados con ingredientes locales y de cultivo ecológico.
  5. Futuro: indefectiblemente, la visión estratégica está ligada al futuro. No obstante, este marco temporal debería someterse a ciertas restricciones. Aunque la ambición debe quedar representada, también hay que tratar de hacerlo con una dosis de realismo. Una década puede ser una porción de futuro apropiada, sin que resulte necesario ir más allá, puesto que, en ese tiempo, podrían cambiar muchas cosas.

Puedes encontrar más pistas para tu visión estratégica en este artículo de HBR.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

3 herramientas de gestión que mejorarán tu negocio 

VER POST

Negocios innovadores: características y algunos ej... 

VER POST

Contrataciones, ascensos y habilidades directivas 

VER POST