Tendencias & Innovación

¿Tiene tu ciudad un Chief Innovation Officer?

El Director de Innovación constituye uno de los roles dentro del organigrama organizativo de empresas e instituciones que presenta hoy en día una tendencia creciente en cuanto a su incorporación a corto plazo. Aunque esta es una posición que ya existe en muchas grandes y medianas empresas, e incluso en pymes, no ha alcanzado el grado de difusión que se da con otras figuras directivas.

Sin embargo esta es una de las posiciones directivas que, en mi opinión, presenta dentro de la organización una elevada importancia porque enlaza el pasado, el presente y el futuro. Esto se debe a que por un lado con los conocimientos del ayer y del hoy debe ser capaz de vislumbrar que se puede hacer mañana, y por otro lado intuir como pueden afectar los conocimientos que hoy se tienen con los que se prevé se alcancen mañana para preparar a la organización para subirse a la ola que van a provocar.

Uno de los ámbitos en los que la figura del Director de Innovación está provocando un seísmo organizacional es el de las Administraciones Públicas porque supone incorporar un elemento disruptivo en la visión de ese entorno. Esto hace que el concepto “Chief Innovation Officer” que también se conoce como CINO tenga una mayor presencia en los medios de comunicación en el apartado de noticias relacionadas con el sector público. Así podemos leer noticias como la del Estado de Rhode Island en el que a principios de 2016 se nombró el primer Chief Innovation Officer de su historia, cargo que recayó en Richard Culatta. Si bien Culatta lleva años en el campo de la innovación desde esta posición puede promover un cambio de paradigma importante en la percepción de la innovación dentro de la estructura funcionarial de dicho estado, y además, promover con su ejemplo y sus éxitos a que en otros estados se incorpore un perfil similar.

En un artículo reciente sobre la figura del CINO, Culatta, expone alguna de sus opiniones y formas de actuar que creo es oportuno conocer:

  • Las ideas son baratas. Todos los que hablan contigo vienen con ideas de cómo hacer mejor las cosas. Pero la parte difícil está en responder a: ¿Cómo se ejecuta esto ahora…?

Es una reflexión que se enlaza con el debate que se ha generado a lo largo de los años entre creatividad, invención e innovación. Es fácil ser creativos, es decir, tener ideas disruptivas o “geniales"; pero el problema a resolver para que sea innovación es que estas ideas se puedan llevar a la práctica. Y no siempre las ideas geniales es posible hacerlas realidad.

  • Mi objetivo es desarrollar un proyecto piloto”.

Esta es una de las formas en las que las ideas creativas pueden convertirse en realidad, o demostrar que no son viables. La importanciadel desarrollo de pilotos o prototipos no es nueva; pero sí que es un campo en el que se ha generado una mayor innovación conceptual en cuanto a su desarrollo en diversas áreas. Así en los últimos años hemos asistido a la explosión del Design Thinking tanto en medios de comunicación, como en las noticias relacionadas con las empresas en la cresta de la ola tecnológica, o en el incremento de formación relativa a esta materia especialmente en las diferentes escuelas de negocios tanto presenciales como virtuales.

  • La innovación debe cumplir dos criterios: 1) es algo que mejora drásticamente el status quo y 2) es algo que también se puede escalar hasta llegar a un gran número de personas”.

Es decir que cuando innovamos no solo destruimos los paradigmas existentes sino que además se puede provocar el cambio de forma creciente al abarcar a cada vez más personas; en un efecto de onda expansiva que provoca una reacción en cadena.

El puesto de “Chief Innovation Officer” se puede encontrar incluso a nivel de ciudad, siendo un ejemplo el de “The City of Ferndale, Michigan” que incluso tiene descrito el puesto de trabajo con sus obligaciones, responsabilidades y cualificaciones.

El hecho que la figura del CINO tenga estas perspectivas de crecimiento que se vislumbran provoca también que se hayan desarrollado canales específicos de información que puede ser útil para los que ya ostentan ese cargo, así como para aquellos que pretender ocuparlo o los que quieren crearlo en su organización. O bien que ya se organicen congresos internacionales a lo largo del globo (como Australia, China, Inglaterra o Estados Unidos) orientados a ofrecer conocimientos y perspectivas relacionados con esta figura directiva.

Tras esto solo queda que reflexiones sobre qué perspectiva de futuro tienes en tu organización si “el Director de Innovación… ni está, ni se le espera”.

Compartir este blog

Posts Relacionados

¿En tu empresa la innovación es cosa de brujas? 

VER POST

El espejo de la innovación refleja lo que quieres ... 

VER POST

Las empresas que lideran los sectores tecnológicos... 

VER POST