Tendencias & Innovación

Pasos básicos para definir un proyecto empresarial

proyecto empresarial

Cada día aumenta el número de emprendedores que deciden poner en marcha un proyecto empresarial. Todos buscan beneficios como la independencia económica, la libertad de inversión y, claro, la autosostenibilidad.

Sin embargo, no todos logran llevar a cabo lo que con tanta minucia han esbozado en el plan de negocio. Otros, en cambio, aunque sí llegan a desarrollar las acciones propias de un proyecto de estas características, no logran posicionarse en el mercado con la marca que representan. ¿Por qué sucede todo esto?

 

Causas para el fracaso de un proyecto empresarial

Son numerosas las causas que podrían explicar el fracaso de un proyecto empresarial. Sin embargo, aunque cada caso es único y tiene, por tanto, una lógica singular, existen una serie de razones que se pueden mencionar a nivel general. Veamos:

  • Oportunidad de negocios limitada. O lo que es lo mismo, ideas difíciles de llevar a la práctica, bien sea por la concepción y planificación de las mismas o porque los contextos donde se desarrollan no son favorables.
  • Demasiada competencia. Proyectos que pretenden entrar a jugar a sectores en los que existen marcas tradicionales con un altísimo volumen de ventas o, simplemente, con muchos rivales activos.
  • Gestión poco experimentada. Para ser emprendedor se debe arriesgar, sí, pero eso no significa que debamos lanzarnos al vacío como si nada. Este error es propio de equipos inexpertos que toman decisiones que les sobrepasan.
  • Modelos sin una fuente de ingresos. Recuerda que puedes tener la ida más original del mundo, pero si no tienes cómo llevarla a cabo ni como sostenerla en el largo plazo, no habrás hecho nada. Los buenos proyectos se consolidan en el tiempo a través de fuentes de financiación estables.

 

Proyecto empresarial: pasos para garantizar el éxito

Ahora bien, teniendo en cuenta la importancia que supone planificar la ejecución de un proyecto empresarial, es lógico que miremos las fases de ese proceso:

1. Repasar el perfil de los creadores del proyecto:

Antes de entrar en materia, es vital que los responsables del proyecto definan sus roles en función de sus capacidades o habilidades. Si un baro está pilotado por quien debe, las posibilidades de naufragar disminuyen.

2. Análisis de alternativas de servicio:

Lo siguiente es analizar las posibilidades reales de tu producto o servicio en el mercado al aspirar incursionar. O para seguir con la metáfora del barco, debes asegurarte de que la ruta que emprendes tiene puerto de llegada.

3. Estudio de mercado:

Luego debes ampliar tu mirada y analizar con detenimiento el mercado al que quieres ingresar: competidores, precios, dinámicas, tipos de clientes, estrategias comerciales, hábitos de consumo, etc. ¿Tu proyecto empresarial concuerda con los datos recabados? Pues bien, ¡adelante con ello!

4. Evaluación financiera del proyecto:

No olvides asegurarte de que las fuentes de financiación de tu idea de negocio son estables, seguras y diversas. Esto te permitirá una mayor tranquilidad a la hora de emprender la marcha. Por cierto, es como si antes de zarpar en el barco del que hablábamos antes debas asegurarte de que el combustible alcanzará para cubrir la ruta prevista.

 

Ahora ya lo sabes los pasos previos al emprendimiento de un proyecto empresarial. ¿Te sientes preparado para ello? Y si no, ¿qué te hace falta?

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Características de un proyecto empresarial de admi... 

VER POST

2 métodos de valoración de empresas que te abren l... 

VER POST

5 tipos de modelo de negocio ejemplo de éxito 

VER POST