4 factores clave en la implantación de una metodología Scrum

Es bien conocido que las metodologías “ágiles” de gestión de proyectos están implantándose en muchas organizaciones, para intentar obtener beneficios en cuanto a avance del trabajo y coordinación, a la vez que intentar mantener cierta flexibilidad en requisitos cambiantes. Hemos tratado en algún post (“Cómo integrar la metodología Scrum en tu gestión de proyecto”) en qué contexto se debería aplicar un método “agile” dentro de una gestión de proyecto de gran magnitud que incluya consideraciones sobre riesgos, control de costes, adquisiciones, etc.

Por otra parte, cada proceso de implementación de Scrum es distinto, pues responde a las necesidades concretas de las organizaciones. En esto influyen, por ejemplo, el tipo de proyecto, los equipos de trabajo, las condiciones iniciales del cliente, las expectativas del destinatario, los plazos, la complejidad de las tareas previstas, entre otros aspectos.

En este post me gustaría reflexionar sobre cuatro factores clave en cualquier implantación de Scrum en una organización.

Factor 1: Scrum en el contexto de la organización

Toda organización, independientemente de su naturaleza, modelo de dirección, actividad o campo de desempeño, debe tener presentes tres fundamentos de los métodos Agile:

  • Los individuos tienen más valor que los procesos.
  • Los clientes y los equipos de trabajo deben actuar de forma coordinada.
  • Los procesos deben garantizar el desarrollo sostenido.

Estos tres principios deben asumirse no sólo en las distintas etapas del proceso, sino también es preciso que se reflejen en elementos como el liderazgo, la estructura de las empresas y, en últimas, la filosofía corporativa.

Factor 2: División efectiva del trabajo en iteraciones

El grueso del proyecto se va a fraccionar en ciclos cortos de trabajo, que culminan con la entrega de resultados parciales. Cada ciclo debe tener un objetivo específico y tiene que suponer un avance en función del que le precede, suele tener una duración de entre 2 y 4 semanas.

Factor 3: Roles bien establecidos

Cualquier proyecto elaborado con la metodología Scrum debe estar basado en la transparencia de los diferentes roles que intervienen en él. Debemos asegurar los puntos siguientes:

  • Intervención del Product Owner en todas las fases. El destinatario ya no debe esperar a las fases finales del proyecto para ver los resultados. Scrum le da la posibilidad de intervenir en todas las etapas.
  • Reuniones permanentes. En el método Scrum, la información fluye gracias a las reuniones entre los ejecutantes del proyecto y el destinatario, desde la planificación hasta la entrega final del producto o servicio.
  • Alto grado de autonomía de los equipos. El Scrum Team es mucho más que delegar acciones en otros. Lo que se busca es que los equipos adquieran un alto grado de autonomía, responsabilidad y eficiencia.
  • Alineamiento entre el equipo de trabajo y el cliente. La entrega parcial de resultados permite que las expectativas del Product Owner se sincronicen con el día a día de quienes ejecutan el trabajo. Ambas cosas van de la mano.

Factor 4: Transparencia en la información

Es esencial garantizar la transparencia y el registro de la información clave del proceso de Scrum. Para ello se deben utilizar los siguientes recursos o herramientas:

  • Lista de producto: es el documento central de un proyecto Scrum. En él se reflejan todos los elementos necesarios para la ejecución del mismo y, por tanto, es la principal referencia a la hora de realizar cambios o plantear soluciones.
  • Lista de objetivos pendientes del sprint: cuando ciertos objetivos no se cumplen y las soluciones no pueden implementarse en el momento, es necesario trasladarlas al siguiente ciclo de trabajo. La lista de objetivos pendientes nos ayudará a tenerlos presentes. También puede hacerse una lista de pendientes dentro de cada sprint, pero sólo si es viable implementar las soluciones.
  • Incremento: es la forma en que medimos el progreso que ha tenido el proceso en cada etapa. Para Scrum es esencial que cada iteración tenga un incremento; si no es así, esto revelará que algo ha fallado. El producto final no es otra cosa que la suma de los incrementos temporales.

Con estas recomendaciones esperamos que vuestra implantación de Scrum sea un éxito, ¡esperamos comentarios!

Compartir este blog

Posts Relacionados

La implementación del método Scrum 

VER POST

Cómo integrar la metodología Scrum en tu gestión d... 

VER POST

El “mindfulness” y el Project Management 

VER POST