Project Management

Los 3 fallos en liderazgo empresarial que afectan a la gestión de proyectos

El liderazgo empresarial es una cualidad necesaria en la gestión de proyectos, complejos o más sencillos. El Project Manager que, además de dirigir y administrar, sabe liderar, consigue mejores resultados y logra un equipo más cohesionado. Un Director de Proyecto con habilidades interpersonales sabe relacionarse mejor con los miembros de los equipos de trabajo y logra que su productividad aumente; uno que, además, cuenta con habilidades intrapersonales desarrolladas, consigue hacer lo mismo en condiciones de mayor equilibrio, garantizando la armonía y manteniendo el estrés a raya. Para demostrar las capacidades de liderazgo empresarial hay que ser consciente de la gestión que se lleva a cabo, sabiendo que se dirige a las personas, no a las tareas; siendo proactivo y organizado y, por supuesto, teniendo claro que nadie es infalible y que la flexibilidad es un valor en alza en un entorno de proyecto.

 

Liderazgo empresarial para Project Managers conscientes Hay algunos errores que aparecen irremediablemente, independientemente de la experiencia del gerente, del tipo de proyecto en el que esté trabajando y de sus capacidades de liderazgo empresarial. Precisamente estas últimas son las que les previenen de que se repitan, en una espiral que impediría avanzar incluso al mejor cualificado. Entre estos fallos del project management se encuentran los siguientes: A/ Perder el foco en la gestión: ajustar un cronograma o asignar tareas es importante, pero es más relevante el centrarse en las personas. Son ellas quienes hacen el trabajo, las que consiguen que los proyectos se entreguen a tiempo. La gestión de las personas debe tomar la mayor parte del tiempo de un Director de Proyecto, en eso consiste el liderazgo empresarial. Y, en la práctica, se demuestra asignando tiempo cada día a tareas de dirección como: - Establecimiento de metas. - Transmisión de la visión y aclaración de los objetivos del proyecto, cuantas veces sea necesario. - Mejora de la comunicación, en especial la que se da en persona. B/ Dejarse llevar: la reacción ante los acontecimientos es la manera más simple de gestionar algo, la que ignora la planificación y la previsión y se aleja por completo de la proactividad que caracteriza al liderazgo empresarial de calidad. Un líder sabe tomar la iniciativa y organizar su tiempo de forma que extrae lo máximo de cada minuto disponible. Para conseguirlo es preciso: - Saber diferenciar lo urgente de lo importante. - Llevar a cabo una planificación estratégica consistente y actualizarla con frecuencia. - Prestar especial atención a la gestión del riesgo. C/ Intentar demostrar lo buen Project Manager que se es: no hace falta saberlo todo, basta con conocer el lugar al que hay que recurrir en cada caso. En el ámbito de proyecto se traduciría en las técnicas a aplicar, las herramientas que mejores resultados darán o los especialistas que resolverán la situación de forma óptima. El liderazgo empresarial consiste en: - Saber delegar cuando es preciso. - Encontrar soluciones a los problemas. - Evitar tratar de hacerlo todo uno mismo. - Conocer bien a las personas del equipo, para poder identificar sus habilidades.

Compartir este blog

Posts Relacionados

Gestión de equipos de trabajo de alto rendimiento 

VER POST

Criterios para seleccionar a tu equipo de trabajo ... 

VER POST

Motivación laboral y autocontrol 

VER POST