Project Management

Habilidades directivas, ¿cómo mejorar esta competencia transversal?

competencia transversal

Muchos profesionales de la gestión empresarial buscan herramientas y recursos para validar sus competencias transversales. Saben que es la mejor manera de seguir ascendiendo en el sector en el que se desempeñan a diario y aspirar a puestos de mayor responsabilidad y mejor remunerados.

Uno de los recursos más empleados en esta materia son las certificaciones, dentro de las cuales se destaca la certificación Project Management Professional (PMP) ®, sin duda una de las más prestigiosas a nivel global.

En concreto, se trata de una titulación otorgada por el Project Management Institute (PMI), institución que marca tendencia en el sector empresarial a nivel mundial en lo que tiene que ver con gestión, alta gerencia y desarrollo de proyectos.

 

¿Qué entendemos por competencia transversal?

En gestión empresarial, una competencia transversal es aquella que está impresa en el ADN de los profesionales del sector al margen de su naturaleza, tipo de liderazgo, años de experiencia, características de los proyectos, etc.

Es decir, son competencias necesarias independientemente del campo en el que nos desempeñemos, pues antes que estar ligadas a un conocimiento específico, lo están a la labor de gestión de proyectos en sí misma.

Una competencia transversal nunca caduca. Al contrario que otras competencias circunstanciales o exclusivas de un contexto específico, estas otras se mantienen a lo largo del tiempo y sólo necesitan actualizarse o adaptarse. Siempre están ahí, pues sin ellas sería impensable hablar de gestión de proyectos como tal.

Por esta razón,  las competencias suelen ser un núcleo temático de los programas académicos de enseñanza universitaria y de otros cursos formativos especializados, como son los postgrados y los másteres.

 

Certificación PMP y competencias transversales

La planificación, la capacidad para tomar decisiones, el manejo de recursos, la gestión de grupos de trabajo, la monitorización y la habilidad para elaborar proyecciones son algunas de las competencias transversales de un director de proyectos que se mueva en cualquier escenario de la industria, el comercio o las ciencias.

Todas estas competencias se potencian y actualizan tras la obtención de la certificación PMP, que va dirigida principalmente a los altos gerentes o profesionales con experiencia. En concreto, la certificación ayuda a:

  • Reconocer habilidades de cada candidato y señala, de paso, cuáles son las áreas más idóneas de la gestión empresarial para un desempeño más eficaz.
  • Mejorar y actualizar tus conocimientos en gestión empresarial, que como cualquier otro tipo de conocimientos siempre están en permanente revisión y actualización. Además, la certificación PMP® refrenda tu talento para poner dichos conocimientos en práctica.
  • Promover prácticas eficaces de gestión empresarial y, de paso, apoyar el desarrollo profesional de cada persona en este terreno.
  • Sacar a la luz nuevas habilidades o competencias que hasta ese momento los candidatos ignoran o no saben cómo desarrollar. Estas habilidades siempre deben ir de la mano de las competencias transversales de la gestión.
  • Potenciar y adaptar el perfil de los candidatos ante nuevas competencias transversales que puedan surgir con el paso del tiempo o en función de lo que cada contexto exija. Existen numerosas competencias que, dada su importancia, hacen el tránsito de específicas a trasversales.

 

El núcleo de la certificación PMP son las competencias transversales de la gestión empresarial, es decir, aquellas habilidades que son indispensables para el desarrollo de esta labor.

 

PMP is a registered mark of the Project Management Institute, Inc.

 

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Competencias directivas: las 3 áreas que te descub... 

VER POST

Desarrollo y aplicación de proyectos de construcci... 

VER POST

Aprendiendo a negociar: claves para mejorar 

VER POST