Project Management

Cómo convertirse en un Director de Proyectos big data

Director de Proyectos big data

Si no eres, todavía, un científico de datos pero la actualidad te exige convertirte en un Director de Proyectos big data, has de saber que es posible reciclar tus habilidades para satisfacer los requerimientos de tu puesto y concluir tu misión con éxito.  

En qué se diferencia un Director de Proyecto de un Director de Proyectos big data

Las principales diferencias entre ambos perfiles radica en las tres omnipresentes "Vs" que pueblan las noticias de últimas tendencias en la red: volumen, velocidad y variedad. Si hasta la explosión de los grandes datos los responsables de proyecto debían trabajar sobre un número limitado de variables, que podían gestionarse sin mayores dificultades, la llegada de big data multiplica la complejidad de sus tareas en todas sus dimensiones. Las áreas donde más se notan estas diferencias entre un Director de Proyectos big data y uno tradicional son las siguientes:

  •  Aumento de la información a procesar.
  •  Heterogeneidad de las fuentes de información.
  •  Mayores problemas relacionados con la seguridad.
  •  En algunos casos, necesidad de ponerse al día en materia de tecnología.

Sin embargo, no todo es negativo, de hecho, son muchos más los beneficios que los inconvenientes. Entre las principales ventajas de los grandes datos y las tecnologías que apoyan su extensión se encuentran:

  •  Mayor actualización.
  •  Más facilidad para compartir información.
  •  Posibilidad de obtener datos en tiempo real.
  •  Incremento de la profundidad en el análisis.
  •  Aumento de la precisión en la toma de decisiones.
  •  Mayor flexibilidad.

De todas ellas se puede beneficiar un Director de Proyectos big data para alcanzar objetivos de forma más eficiente, más cómoda y en condiciones de calidad superiores a las que se lograrían en ámbitos más convencionales.

Las claves de un Director de proyectos big data

Existen algunos principios básicos que todo Director de Proyectos big data debe conocer y aplicar en su gestión diaria. Estas recomendaciones prácticas son la mejor manera de garantizar la optimización en procesos y la idoneidad de resultados que le recompensarán con éxito y reconocimiento. Entre estas mejores prácticas se pueden destacar las ocho siguientes, que pueden utilizarse desde la primera toma de contacto con un proyecto de estas características: 1. Desarrollar las competencias orientadas a la gestión de equipos en entornos de este tipo. 2. Identificar las lagunas en el equipo de proyecto y cubrirlas mediante la implementación de un plan de formación. 3. Llevar a cabo de una labor de universalización de todos los contenidos y documentación relativos a big data, para que la información sea una constante y su accesibilidad esté garantizada. 4. Poner en práctica las habilidades en materia de gestión del cambio. 5. Ampliar la red de contactos profesional, expandiendo sus horizontes hacia sectores más orientados a la tecnología en general y a big data en particular. 6. Pensar en grande y ayudar a los mandos intermedios a actuar de la misma forma. 7. Reutilizar todo el aprendizaje que pueda extraerse de la experiencia como Director de Proyectos tradicional. 8. Mantenerse actualizado e incluir esta tarea en la planificación inicial.

 

Ebook GRATIS: Proyectos sociales

Compartir este blog

Posts Relacionados

El Director de Proyectos de Big Data, primeros pasos 

VER POST

La Transformación Digital: 5 Estrategias en Proyec... 

VER POST

Comunicación, Mobile y Big Data para 2015 

VER POST