Tendencias & Innovación

Conociendo los secretos de las rutas relativas

rutas relativas

En cualquier sistema operativo informático cuando queremos llegar a un archivo concreto lo hacemos mediante rutas. Es la forma más rápida y sencilla de hacer referencia al fichero que estamos intentando encontrar. Pero para llegar al mismo se pueden utilizar varios caminos y uno de los habituales es la ruta relativa. A través de ella podremos lograr obtener el elemento que andamos buscando dentro del gran sistema de archivos, que se encuentra ubicado a su vez en un sistema operativo concreto. No es una tarea sencilla encontrar la ruta relativa adecuada, puesto que utiliza una simbología específica según el sistema que estemos utilizando. Vamos a ver en qué consisten estas rutas informáticas de las que se puede aprender más en cursos como el Máster en Data Management e Innovación Tecnológica.

 

Definición de ruta relativa

Todas las rutas que se utilizan en informática nos van a ayudar a saber dónde se encuentra localizado un archivo dentro del sistema. Por su parte, las rutas relativas parten de la base del sistema operativo y a partir de ahí se inicia la búsqueda del elemento en cuestión dentro del directorio general de todos los archivos que se encuentran ubicados en dicho sistema. Es decir, en otras palabras, la ruta relativa parte del sistema general que estamos utilizando en ese momento para llegar al elemento específico que queremos encontrar. Digamos, que inicia un camino de búsqueda de mayor a menor. Desde lo general a lo particular. Siempre teniendo en cuenta nuestro punto de partida.

 

El uso de las rutas relativas

A pesar de que hay varias rutas por las que podemos llegar a los archivos, sin duda las rutas relativas son las más utilizadas por los usuarios. Principalmente suelen usarse para la creación de páginas web, aunque también son muy útiles para llevar a cabo otros movimientos dentro del sistema operativo.

Decimos que son habituales en la creación de webs porque las rutas relativas son las más factibles para poder encontrar un archivo de forma rápida y sencilla, sobre todo si están relacionados con el desarrollo de la página o la producción de la misma. Esto es debido a que las rutas relativas no parten de la raíz, sino directamente de la posición en la que nos encontramos en ese momento. Tal y como comentábamos anteriormente, se basa en lo general para llegar a lo particular, pero nunca desde el enlace padre, sino desde nuestro punto de partida sea cual sea. Por este motivo, las rutas relativas ofrecen un gran número de ventajas. Entre otras, podemos hablar de que favorecen al mejor mantenimiento de la propia web y además al utilizar rutas relativas no tendremos problemas en mover el contenido con el que estamos trabajando de un dominio a otro.

 

Símbolos utilizados en las rutas relativas

Una vez que conocemos qué son las rutas relativas y las ventajas de las que podemos disfrutar si las usamos, es el momento de saber qué tipo de símbolos se utilizan para elaborar las diferentes URLs. En este sentido, las rutas relativas economizan el código de búsqueda, siendo mucho más corto que el que ofrecen otras rutas similares.

Podemos definir este tipo de rutas como incompletas, por este motivo, se necesita añadir otro tipo de información complementaria para llegar al archivo que estamos buscando. Las relativas se elaboran a partir de otro tipo de rutas conocidas como absolutas, que sí presentan una URL más larga con todas sus partes sin omitir ninguna de ellas. Partiendo de esta base, las rutas relativas crearán su propio sistema de símbolos para hacer más breves las diferentes URLs.

Teniendo en cuenta todo esto, para crear una ruta relativa partiremos de la base de la URL absoluta y eliminaremos de nuestra nueva ruta el directorio general. Nos referimos al http y a toda la información que nos muestran los enlaces hasta llegar al .com, .es o similares. A partir de la barra diagonal que nos encontramos (/) o en algunos casos el guión (-) determinaremos nuestra ruta relativa. También aquí se muestra toda la información necesaria para poder llegar al archivo correspondiente pero sin la necesidad de escribir la URL completa.

En algunos casos, los datos que aportamos al sistema son mucho más breves, simplemente accedemos a nuestro destino a través de una o dos palabras clave que determinan la ubicación del elemento que queremos encontrar. Las barras diagonales, generalmente se utilizan para determinar la raíz sobre la que estamos trabajando, es decir la sustituye, mientras que los puntos (.) van a referirse al directorio en el que nos encontramos y los dos puntos seguidos (..) al directorio padre.

 

Compartir este blog