Tendencias & Innovación

En una selección: ¿Somos candidatos o actores?

Hoy en día la clásica entrevista está desapareciendo, por el simple hecho de que los propios candidatos asisten a una entrevista preparados, mostrando una personalidad la cual no se ajusta a la real de uno mismo, sino que es más acorde al perfil del puesto de trabajo que se encuentra la vacante.

Existen empresas que se dedican a preparar a un candidato para superar las diferentes pruebas que se pueden encontrar en un proceso de selección. Les instruyen a cómo comportarse, a como gesticular, a cómo medir las palabras en una conversación, a mostrar un tipo de personalidad, e incluso a prepararse mediante test psicotécnicos.

Todo ello puede llevar a un engaño a la empresa, al seleccionar un posible candidato que realmente no se adapta al puesto de trabajo, y el trabajador se auto engaña. Por lo tanto al cabo de poco tiempo de haberse iniciado la relación laboral, digamos periodo de prueba, hay posibilidades, no siempre,  que se extinga la relación de prestación de servicios al no adaptarse el trabajador, o que la empresa detecte que no es el perfil adecuado al puesto de trabajo.

A modo de curiosidad podemos mencionar que dependiendo del país donde se haga una entrevista, dista mucho el planteamiento y resultado de la misma. Por ejemplo en España no está muy bien visto que en tu CV conste que en una de las empresas que has trabajado te despidieran, o no superases el periodo de prueba, es decir las causas de extinción del contrato deben ser ajenas a uno mismo. En cambio en Estados Unidos, si no se detecta algún tipo de fracaso profesional no lo ven bien, ya que se entiende que es bueno tener obstáculos y superarlos durante tu vida laboral; por otra parte pueden llegar a pensar que juegas con una mentira.

Tener un buen CV es muy importante pero debe estar justificado. Hoy en día es muy improbable que no se detecte que sea falso, ya que hay muchos medios públicos mediante los cuales se puede consultar lo que aportas. Por otro lado, si es posible engañar con otra personalidad para obtener el trabajo.

No obstante a todo lo expuesto, existen grandes métodos que están en auge para detectar realmente como eres y que capacidad de desarrollo puedes alcanzar, es decir tu propia inteligencia emocional. Tales como:

  • Focus Group: Consiste en una selección grupal, totalmente competitiva.
  • Cuéntame un cuento: De repente en medio de la entrevista te piden que expliques una historia, real o imaginaria, relacionando el liderazgo, el talento, la excelencia profesional, el ingenio, la creatividad… hay tanto que uno puede demostrar.
  • Role – Playing: Durante unos minutos ocupas el puesto de empleo que está vacante, teniendo que afrontar una serie de situaciones inesperadas y peculiares.
  • Café y empleo: El proceso de selección se realiza en un ambiente relajado e informal.
  • El proceso, que yo lo denomino, sorpresa reacción: Se realizan una serie de preguntas desconcertantes, de las que puedes contestar lo que se te ocurra. De esta manera se puede averiguar donde está tu cerebro. Son preguntas que rozan el disparate; como por ejemplo, ¿Cómo meterías 4 elefantes en un descapotable? O ¿Cómo metes una jirafa en el congelador?, y todas las preguntas que uno pueda imaginar.

En definitiva es importante tener la titulación necesaria para poder ocupar un puesto de trabajo, con o sin experiencia. Todo ello debe ser acompañado de la propia personalidad y ser uno mismo, que es cuando realmente puede sacar a la luz sus mejores virtudes. También el candidato debe saber cuáles son los principios fundamentales de la ética y de la profesionalidad.

Con todo ello les invito  a que juzguen ustedes mismos y se pregunten, por su experiencia y conocimientos, ¿cuál sería el mejor método de selección, para que no se persone un actor sino un posible candidato?

Compartir este blog

Posts Relacionados

Del absentismo al presentismo 

VER POST

Retribución flexible: ¿salario emocional o sustitu... 

VER POST

Recursos Humanos o humanos con recursos 

VER POST