Tendencias & Innovación

Producción en cadena: una evolución con mucha proyección

Producción en cadena

¿Qué sucede cuando las empresas explotan la conectividad avanzada en combinación con la automatización de última generación? ¿Cómo se transforma la producción en cadena con la integración de la computación en nube y los sensores? ¿Por qué se dice que los algoritmos inteligentes y el internet de las cosas (IoT) son la base de la industria 4.0?

La transformación digital llega a todos los ámbitos y avanza transformando el panorama de negocio en cualquier sector. Así lo demuestra un informe de PwC realizado en 2015 que, tras entrevistar a más de 2.000 empresas de 26 países, permitió llegar a dos conclusiones:

  • Un tercio de los encuestados encontraban que su organización ya alcanzaba un nivel satisfactorio de integración y digitalización.
  • Para el 72% de los participantes en ese estudio, ese estado avanzado se alcanzaría en 2020.

A día de hoy, a mitad de camino entre la realidad y la promesa toca hacer balance y evaluar hasta dónde han llegado los avances en la producción en cadena, cuánto se ha recorrido en sus procesos y cuánto falta para que esa deseada integración se convierta en optimización de la eficiencia.

La nueva producción en cadena

La tecnología, análisis y automatización, sensores y conectividad, permiten que la cadena de valor responda mejor, logrando que los fabricantes industriales lleguen a los clientes finales de manera más directa y facilitándoles la tarea de adaptar sus modelos de negocio en consecuencia.

Esta digitalización de la producción en cadena es la responsable de que las empresas cambien su forma de hacer negocios y puedan acceder a:

  • Mayor interacción con sus clientes: posibilitada por los nuevos procesos, productos y servicios.
  • Ampliación de su oferta: productos que se ofrecen como servicio, servicios personalizados hasta el extremo y un ajuste total a las necesidades del cliente.
  • Nuevos modelos de negocio: los que aprovechan la economía de la personalización masiva, donde cada producto es creado como si se tratase de un lote, con la singularidad de que el volumen total producido es de una sola unidad.

A medida que la producción en cadena se va sofisticando, algo que se consigue cuando software y robótica se integran en nuevos tipos de líneas de montaje, se logra que la customización sea una rutina. Cuando la personalización es el denominador común en una fábrica, las especificaciones de los clientes se transmiten directamente a la línea de montaje, que crea productos 100% satisfactorios. Calidad y fiabilidad, diseño y prestaciones forman, más que un enfoque de fabricación, una cultura transformada, digitalizada y más capacitada que nunca.

Pero, para que este cambio termine de hacerse realidad hace falta contar con perfiles mejor preparados, profesionales cualificados y listos para hacer frente a este nuevo ecosistema, líderes del cambio que sepan tomar las mejores decisiones y sacar todo el partido de la producción en cadena inteligente. ¿Está tu plantilla a este nivel? ¿Existen diferencias entre gerencia y mandos intermedios en cuanto a capacidades digitales? ¿Es el talento la barrera que impide a tu organización llegar a ese 4.0 que la pondría en línea con las compañías más avanzadas de la industria?

Compartir este blog

Posts Relacionados

Qué hay que saber para calcular el costo de ventas 

VER POST

Los 4 puntos críticos para el éxito del Jefe de Pr... 

VER POST

Cómo lograr un plan de control de calidad libre de... 

VER POST