Tendencias & Innovación

¿Cómo optimizar la logística y el transporte de tus productos?

logistica y transporte

Al facilitar el acceso a la información y derrumbar barreras físicas y geográficas que antes creíamos insondables, las nuevas tecnologías también han supuesto un gran reto para la logística y el transporte de los productos.

Todo fluye a gran velocidad; las dinámicas de los mercados se caracterizan por la agilidad, la eficacia, la interacción permanente y, claro está, la apertura de nuevos canales y recursos para relacionarse con los clientes y consumidores.

En este escenario, es obligatorio actualizar tus estrategias de distribución y transporte de productos y adecuarlas a las nuevas exigencias. La pregunta entonces es: ¿cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar esta adaptación?

 

Claves para la logística y el transporte en el siglo XXI

Las técnicas de logística y transporte no han cambiado en esencia. El cambio que han experimentado es sobre todo en lo que se refiere al formato de los recursos.

Estas dos acciones, tan ligadas a la hora de garantizar la adecuada distribución de los productos en los puntos estratégicos de un mercado, siguen dependiendo de decisiones, negociaciones y acciones concretas de sus responsables.

Ahora bien, teniendo en cuenta el escenario comercial tan cambiante y dinámico en el que nos movemos a diario, conviene repasar algunas claves para garantizar una buena aplicación de los conceptos de logística y distribución. Veamos:

1. Revisar la disponibilidad de la mercancía:

Todo empieza por aquí. No puedes hacer planes para mejorar la logística y el transporte de los productos si antes no te has parado un minuto a preguntarte: ¿de cuántas existencias dispongo y en qué plazos podría entregarlas?

2. Optimizar los tiempos de entrega:

Si ya tienes un mapa de entrega previsto, puedes agilizar la entrega llegando a nuevos acuerdos con quienes reciben tu mercancía. La idea es identificar cuáles son los obstáculos que te impiden llevar a cabo una acción más eficaz, sobre todo en las zonas de difícil acceso o en otras habilitadas para carga y descarga.

3. Buscar nuevas formas y plazos de pago:

Un sistema flexible de pagos y plazos para nuestros distribuidores también nos ayudará a hacer una entrega más eficaz de los productos. ¿Cuántas veces no hemos oído de volúmenes de mercancía que se echan a perder o no salen al mercado por falta de acuerdos entre las partes?

4. Dinamizar la frecuencia y el volumen del producto:

La relación en este caso es clara: ten presentes las unidades de las que dispones y, a la vez, el tiempo que tardarás en transportarlos. En lo posible, recurre a un calendario diario, semanal o mensual que te permita controlar la mercancía que expides. No hagas ni más ni menos de lo que estés capacitado.

5. Fijar penalizaciones y tarifas:

Ahora bien, la flexibilidad de la que hemos hablado antes no quiere decir que no contemples una política clara de tarifas y, si es el caso, de penalizaciones ante eventuales incumplimientos.

 

No sobra añadir que para que la logística y el transporte de productos encajen de forma plena es necesaria la coordinación y la planificación, dos labores que le corresponden al jefe de almacén o, en algunos casos, al líder de proyectos.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Internet Física, la nueva logística 

VER POST

Claves de la planificación logística para el ahorr... 

VER POST

Descubre cómo la e-logística puede ayudar a tu tie... 

VER POST