Tendencias & Innovación

Las 4 claves de un buen reporting financiero

reporting financiero

El reporting financiero permitirá a los responsables de la organización tomar el pulso a la empresa y las operaciones. Este tipo de informes tienen el objetivo de dotar de visión a quien los lee sobre un asunto tan delicado como son las finanzas de la organización. A partir de la información en ellos contenida se tomarán las decisiones precursoras de acciones que podrían cambiar el curso del negocio. Es necesario acertar y no han de permitirse los fallos.

 

 

Reporting financiero sobre seguro

Las cuentas de la empresa y su estado financiero son aspectos críticos para el futuro de la organización. El reporting financiero debe garantizar que reúne cuatro características esenciales para considerarse útil y de calidad:

 

  1. Precisión: las hojas Excel son una fuente inagotable de errores. Fallos, en muchos casos, humanos, que van generando confusión y causan una visión distorsionada del panorama financiero. Para evitar el riesgo que actuar desde esa posición supondría, es necesario apostar por la automatización. Implementar un buen software permite llevar a cabo una prevención activa y duradera, que maximiza la eficacia de un instrumento tan importante como es el informe.
  2. Integración: no existe reporting financiero que no hable de presupuestos. Sin embargo, en cada empresa existen tantos como áreas o departamentos. Es necesario conocerlos todos y, para poder ganar una visión única y global de lo que sucede en el ámbito financiero dentro de la organización, es preciso trabajar por consolidar los datos que proceden de diversas fuentes. En ocasiones, la iniciativa de integración también deberá ocuparse de aglutinar datos en distintos formatos o incluso sistemas complementarios.
  3. Visualización: la agilidad es una cualidad que no debe faltar en la toma de decisiones de negocio hoy día. Para poder actuar con rapidez es necesario decidir con soltura y eso no puede ocurrir si se requiere más de media hora para leer de principio a fin un informe, tras el que es preciso un tiempo igual o superior para terminar de asimilar los contenidos tras su lectura. Introducir gráficas, comparativas, diagramas y esquemas resulta de gran ayuda a la hora de empaparse de las ideas vertidas en el reporting financiero y, al mismo tiempo, contribuye a facilitar la comprensión de los conceptos clave, disipando las dudas y mejorando la asimilación de la información expuesta.
  4. Autoservicio: en el proceso de creación del reporting financiero el autoservicio de datos es un elemento imprescindible. Poder navegar en la información y bucear hasta el último detalle, ampliar cuando se requiere hasta una visión general o comprobar las principales relaciones que pueden hallarse en un mar de información son aspectos que mejoran la calidad de los informes a la vez que impulsan la productividad y eficacia de los usuarios que interactúan con ellos.

 

El reporting financiero puede mejorar de calidad cuando se alía con la tecnología. Encontrar el software adecuado, instruir a los usuarios en el manejo de las nuevas herramientas y no dejar de evaluar las nuevas necesidades que van surgiendo para elaborar respuestas alineadas es la manera de estar al día con las finanzas minimizando el riesgo.

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

¿En qué consiste el payback en economía? 

VER POST

¿Cuándo utilizamos la tasa de Fisher? 

VER POST

Los 3 principios presupuestarios más importantes 

VER POST