Tendencias & Innovación

¿En qué consiste el payback en economía?

payback economia

Invertir es relativamente fácil. Es más, es una actividad que forma parte del ADN de las empresas sea cual sea su sector de operación o su estructura financiera. Si estás al frente de una compañía o negocio, sabrás exactamente de lo que te estamos hablando.

Lo realmente difícil es saber el plazo en el que el capital invertido (sea monetario o de cualquier otro tipo) retornará a nuestras manos, es decir, cuánto tiempo tardaremos en recuperar o incrementar eso que hemos invertido.

Este plazo lo podemos calcular con una variable: el payback. Se trata de un término no financiero que nos ayuda a visualizar el retorno de una inversión antes de que esta se formalice, es decir, en las etapas previas a la misma.

 

¿Cómo calcular el payback de un proyecto?

No es, por supuesto, una fórmula mágica e infalible. Más bien, es un recurso que nos permite saber cuál es el riesgo que suponen ciertas inversiones y que, en caso de que los flujos de caja de un negocio sean los mismos durante la vigencia de la inversión, se puede calcular aplicando la siguiente fórmula:

 

            Payback:      I0 / F 

 

I0: inversión inicial de un proyecto o iniciativa.

F: valor de los flujos de caja.

 

Sin embargo, en aquellos casos en que los flujos de caja no son los mismos en cada uno de los períodos, es necesario restarlos a la inversión inicial hasta que se recupere del todo la inversión. La fórmula es la siguiente:

 

            Payback:      a + I0 – b / Ft

           

  a: número del período inmediatamente anterior.

I0: inversión inicial de un proyecto o iniciativa.

b: suma de los flujos de caja hasta el final del período ‘a’.

Ft: valor del flujo de caja del año en que se recupera la inversión.

 

Inconvenientes de aplicar el valor de payback

Pese a que el payback es un valor que permite amortizar los riesgos de una inversión que hagamos y se relaciona con la liquidez y la rentabilidad de un negocio en ese tipo de operaciones, no deja de tener algunos inconvenientes que es preciso reseñar. Veamos en qué consisten y cómo podemos hacerles frente:

  • No es tan efectivo a la hora de evaluar el riesgo de proyectos rentables y de menor liquidez. El payback es sobre todo un valor relacionado con el tiempo en que un negocio recupera la liquidez de una inversión, no con la rentabilidad.
  • Obvia cualquier beneficio o pérdida una vez el negocio ha recuperado la inversión inicial. Es decir, no contempla beneficios o pérdidas que surjan por fuera del período de retorno evaluado.
  • Pese a que se puede calcular en aquellos casos en que los flujos de caja no son iguales en todos los períodos, el payback no tiene en cuenta la diferencia de poder adquisitivo a largo plazo, es decir, la denominada inflación.

 

Además del payback, existen numerosas herramientas, métodos y recursos para calcular el tiempo de recuperación de una inversión, entre los cuales se destacan el Valor Actualizado Neto (VAN) o la Tasa Interna de Retorno (TIR).

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

Gestión de proyecto: cómo hacer el cálculo de reto... 

VER POST

Estudio OBS: La contratación de productos financie... 

VER POST

Características de un proyecto empresarial de admi... 

VER POST