Tendencias & Innovación

¿Cuáles son las funciones de un analista de riesgos?

analista de riesgos

Cuando las empresas ponen en marcha planes de gestión de riesgos, es indispensable que al frente de esta labor se encuentre una persona especializada en la materia. No vale recurrir a alguien que provenga de áreas como Recursos Humanos o Producción. Lo ideal es nombrar a un analista de riesgos.

Aunque tradicionalmente no ha sido una figura conocida en el ámbito empresarial, en el actual contexto cada vez gana más protagonismo e influencia, sobre todo cuando las empresas se enfrentan a situaciones complejas o escenarios inciertos.

Para resumir, digamos que el analista de riesgos es una persona especializada en analizar, cuantificar y gestionar los riesgos a los que se enfrentan las empresas en su día a día. Aunque la labor incluye muchos frentes, el principal es sin ninguna duda el de las inversiones y operaciones que se lleven a cabo.

 

Conoce las funciones básicas de un analista de riesgos

El analista de riesgos es un cargo que debe desarrollar una mirada estratégica del negocio y cuyas acciones, por tanto, tienen un carácter trasversal. Medir los riesgos a los que se puede enfrentar una empresa implica un conocimiento pleno de ésta y de los distintos estamentos o áreas que la componen.

Deber ser una persona con conocimientos tanto técnicos como genéricos en lo que a la gestión se refiere. Echemos un vistazo a sus principales funciones:

 

  • Medir el riesgo de las operaciones financieras, para lo cual se apoya en los estados contables de la compañía y la capacidad de solvencia de la misma.
  • Llevar un control estadístico de la entidad en lo que a temas financieros y contables se refiera. También le corresponde elaborar informes en los que se reflejen las coyunturas económicas generales y sectoriales.
  • Desarrollar un plan de riesgos a nivel interno. En muchos casos se trata de un protocolo general o de una normativa para evitar errores en el análisis de mercados, situaciones o coyunturas.
  • Evaluar la viabilidad de los proyectos que la empresa quiera realizar en el corto, medio y largo plazo. En este caso conviene que utilice herramientas para calcular el retorno de la inversión y que pondere las posibilidades de irrumpir con éxito en un determinado sector o mercado.
  • Identificar oportunidades de negocio e inversión que se encuentre en el camino. También esto forma parte del análisis.

 

¿A qué riesgos se exponen las empresas?

Un requisito esencial para cualquier analista de riesgos es que sepa identificar los tipos de amenazas a los que se enfrenta una empresa.

La gran mayoría de riesgos son operacionales, es decir, se derivan de los problemas de gestión interna en las empresas. Decisiones erradas o tardías, o incluso la poca visión estratégica, son algunas de las principales causas de estos riesgos.

El mercado también es una fuente continua de riesgos, sobre todo cuando las empresas no han realizado un estudio pormenorizado del mismo.

También están los riesgos asociados a la falta de liquidez, es decir, a la dificultad de disponer de fondos para hacer frente a los compromisos habituales de una compañía, así como los que se generan a raíz de la falta de crédito.

 

Si quieres desempeñarte como analista de riesgos, debes desarrollar una capacidad de gestión en varios frentes y actuar con prontitud ante diferentes escenarios.

 

Compartir este blog