Tendencias & Innovación

Todo listo para el 2017

Emprendedores-exito-obs business school

Lo prometido es deuda. Vamos pues a concretar, para que puedas completar un DAFO Personal® que te permita alcanzar unos altos niveles de autoconocimiento. Recordemos las siglas y profundicemos en su significado.

Los puntos débiles son aquellos que se interponen entre tú y tu objetivo. En este campo cabe desde el dinero, la familia, los apoyos que tienes, el aspecto personal, la situación de la competencia o tu forma física.

Las amenazas constituyen uno de los campos más interesantes, ya que juegan a dos bandas. Por una parte aportan oportunidades que podrás aprovechar en algún momento, pero, por otra, son obstáculos, y en eso es en lo que debes centrarte en este momento. Ejemplos de amenazas son los impedimentos que tienes delante, la situación futura del entorno, los miedos o la calidad de lo que te rodea, entre otros muchos aspectos.

Los puntos fuertes deben servir para analizar aquello más destacable. Así, es importante quitarse de encima la modestia y anotar lo que más destaca de ti. No debes centrarte en un solo ámbito de la vida; piensa en los estudios, las habilidades, tu entorno, tu actitud (perseverancia, creatividad, capacidad de influencia…).

Las oportunidades son el punto más complicado, pero, a la vez, el que presenta más retos. Son difíciles de identificar porque no dependen solo de uno mismo, sino que se ve comprometidas por lo que pase a tu alrededor. No obstante, lo que podría ser un problema también puede llegar a ser muy beneficioso. Tendencias, riesgos, identificar lo que puede ocurrir, todo eso te permitirá trabajar las oportunidades que tienes delante.

Una vez hecho el trabajo con uno mismo es el momento de abrirse a los demás y pedir ayuda. Hay que empezar por identificar la persona adecuada para cada dimensión de tu vida: personal, familiar, laboral, lúdica, entre otras; es responsabilidad tuya saber qué ámbitos quieres abarcar y para cada uno de ellos busca alguien que esté en un nivel superior a ti (un padre, un jefe, por ejemplo), en el mismo  (la pareja, un compañero) e inferior (un hijo, un alumno). No te preocupes si no encuentras alguien que cubra todo el espectro de una dimensión; aunque seguro que si piensas habrá alguien que puede aportar su punto de vista!

Identificar las personas es sencillo. Lo más difícil es sacar la información. Para ello no hay una metodología concreta: puede ser en una comida, tomando un café o, si no es posible o resulta incómodo hablar en persona, mediante un correo electrónico, por ejemplo. Lo que debes tratar de conseguir es que el receptor se sienta cómodo y sea sincero. Además, de la misma forma que el DAFO Personal® no se puede hacer en un día, es trabajo tuyo identificar el mejor momento para hacer cada pregunta. Puede que si las gastas de golpe no te den los resultados que esperas, así que, ve poco a poco. Tu DAFO Personal®, pues, se irá completando con lo que tu aportes y con lo que te den tus socios.

Por tanto, para elaborar un DAFO Personal® hay que seguir los siguientes pasos:

  • Identificar tus puntos débiles, puntos fuertes, oportunidades y amenazas
  • No tener prisa e ir repitiendo para mejorar las conclusiones que sacas y adaptarlas a los diferentes momentos y estados de ánimo.
  • Decidir las dimensiones de la vida.
  • Identificar los actores para cada una de las dimensione y clasificarlos según el nivel.
  • Obtener la información de cada uno de los actores.
  • Consolidar la información en un solo documento y sacar las conclusiones que permitan avanzar.

 

Se acaba el año y estamos a punto de empezar uno nuevo. Es un momento que considero mágico. Porque es el momento perfecto para la siguiente pregunta: ¿Estás decidido a cambiar y conducir tu vida?

 

 

 

 

Compartir este blog

Posts Relacionados

El éxito empieza en ti mismo 

VER POST

"Tener actitud" es importante en una entrevista de... 

VER POST

7 tips que te ayudarán en la gestión eficaz del ti... 

VER POST